Este blog pretende prestar ayuda a aquellas personas que salieron o que actualmente sufren de Anorexia, Bulimia o cualquier otro trastorno alimenticio, no pretende criticar, pero si comprender, no pretende juzgar, pero si ayudar. Por favor no emitamos ningún comentario que pueda resultar ofensivo.



Comparte tus experiencias, forma parte de este blog y déjate ayudar.



Jaz...

12/7/12

Redirecciona el Control: Mi mensaje para Ustedes

     La Anorexia y la Bulimia son dos trastornos alimenticios con bases psicológicas, estos trastornos pueden aparecer como consecuencia de eventos que pueden ir desde momentos difíciles hasta situaciones traumáticas, problemas emocionales o afectivos, etc.

     Si bien ambos casos pueden tener muchas similitudes en cuanto a las causas y consecuencias, también existen diferencias notorias entre ambos, como por ejemplo:

  • La Anorexia se caracteriza por la disminución o incluso erradicación de la ingesta de comida.
  • La Bulimia se caracteriza por dos episodios: el primero es la ingesta excesiva de comida (principalmente dulces) llamado atracón, y el segundo episodio es el acto de vomitar o consumir laxantes para evitar que la comida sea asimilada por el cuerpo.
     Pero la diferencia más importante entre los dos es el CONTROL; la persona bulímica no posee auto control ya que existen episodios de atracones seguidos de una sensación de culpa que es aminorada por la acción de vomitar o tomar laxantes y este ciclo se repite continuamente siempre llegando al punto de comer compulsivamente rompiéndo una vez más el control que pudo tener desde la última vez que tuvo un atracón. Sin embargo, la persona anoréxica posee un auto control muy desarrollado ya que su dieta diaria se basará en unas pocas calorías, que, aunque este muy hambrienta no puede sobrepasar y en la mayoría de los casos lo logran, por esta determinación tan grande es que pueden llegar a un grado tan absurdo de delgadez.


     Si las personas anoréxicas consiguieran el interruptor que las hiciera redireccionar esa determinación y ese auto control tan fuerte que poseen hacia la mejoría de su salud, seguramente pudieran salir de la enfermedad más rápido de lo que piensan, ya  que al ser este un trastorno psicológico si tu mismo no te ayudas nadie lo podrá hacer por ti, ni siquiera si te internan en un centro porque por más ayuda que puedas recibir allí algún día tendrás que salir y ahí te tendrás que enfrentar a todos esos fantasmas tu sól@ y únicamente lo podrás lograr si pones mucho empeño en mejorarte.

       Mi consejo sería el siguiente: "Trata de conseguir la raíz de los problemas, para esto no requieres necesariamente de un psicólogo o terapeuta, porque ¿quién te conoce mejor que tú mismo?, haz una introspección completa, pregúntate: ¿qué te paso? ¿cuál fue el peor momento de tu vida? ¿cuándo comenzó este trastorno? ¿hay alguna situación que te atormente frecuentemente?, trata de darle solución a las respuestas que hayas conseguido, recuerda siempre ¡QUE LO PASADO YA PASÓ!, ¡QUE TU VALES MÁS QUE CUALQUIER COSA! y ¡QUE SIN IMPORTAR NADA ERES BELL@! y por último utiliza esa fuerza que te mueve a no comer o a vomitar constantemente para salir del hueco en el que te encuentras, aferrate a un sueño (graduarte, tener familia, conseguir un buen trabajo, ¡hasta ser millonari@!) y lucha por él para que así redirecciones todo ese ímpetu y esas fuerzas con las que te autodestruyes hacia formarte como una nueva persona y finalmente renacer de entre las cenizas como el AVE FÉNIX".

Siempre serán Princesas y Príncipes...


Besos, con cariño 

Jaz...


87f2d  oayjrt 2

Anorexia + Alcohol = EBRIOREXIA

     ¿Qué ocurre cuando una persona que además de padecer trastornos alimentarios como la anorexia o la bulimia también ingiere grandes cantidades de alcohol? El resultado es la ebriorexia, un comportamiento que consiste en dejar de comer (para no aportar calorías al cuerpo) y consumir más alcohol (para que este sea la principal fuente de energía).



     La ebriorexia o “drunkorexia”, por su nombre en inglés, es una enfermedad relativamente nueva, que ha venido a engrosar la lista de los trastornos alimentarios y a despertar la preocupación de los especialistas. 

     La ebriorexia que afecta especialmente a mujeres entre los 18 y 30 años de edad, salió a la luz pública gracias a un grupo de estrellas de Hollywood, quienes se exhibían ebrias públicamente y siempre lucían muy delgadas. Por esta razón, la ebriorexia se ha catalogado como la enfermedad de moda entre las celebridades, y ahora se está extendiendo peligrosamente a otras mujeres que ven en ellas un modelo a imitar y que con el afán de ser más delgadas y aceptadas por el mundo social, se internan en esta perjudicial práctica que además de generar desnutrición, puede producir intoxicación por etanol, coma etílico y en el peor de los casos la muerte. 

     Además del abuso de bebidas alcohólicas, la ebriorexia se conjuga con otras conductas dañinas como realizar “atracones”, para luego provocarse el vómito. De allí que se afirme que la ebriorexia es una extraña mezcla entre anorexia, bulimia y alcohol.

     A las personas que padecen este trastorno se les llama ebrioréxicos (as). Este padecimiento es sumamente peligroso, ya que puede dañar rápidamente órganos vitales y desencadenar la muerte. 

     La tendencia de ingerir alcohol es muy peligrosa, ya que con frecuencia va acompañada de la ingesta de drogas y si a esto se le agregan disfunciones alimenticias, “el cóctel final puede resultar fatal”, advierten los especialistas.

     Existen casos más graves en los que el alcohol se sustituye por drogas como las metanfetaminas, con el propósito de inhibir el apetito. 

SÍNTOMAS:
  • Hinchazón del rostro y deterioro físico evidente debido al vómito. 
  • No suelen compartir las comidas y si lo hacen comen compulsivamente.
  • Darse largas duchas después de comer.
  • No poder divertirse sin alcohol. Beben a solas o a escondidas.
CONSECUENCIAS:

     Las consecuencias de la ebriorexia son catastróficas, pues además de generar trastornos físicos evidentes, conlleva trastornos mentales irreparables.

     Los efectos más peligrosos son: el deterioro de las neuronas a causa del alcohol; la pérdida de la conciencia o distorsión de la realidad, de tal forma que las personas tienen una percepción errónea de la imagen y se ven gordas cuando están muy delgadas. También pueden manifestar conductas violentas o aislamiento social. 

TRATAMIENTO:

     Una persona con síntomas de ebriorexia, debería acudir urgentemente al médico, quien podrá diagnosticar y hacer la apropiada derivación. El tratamiento que requiere es en conjunto, es decir que deben ser evaluadas por su médico de cabecera, un psicólogo y un nutricionista. Probablemente al tener un panorama más claro del caso, se requiera la ayuda de otros especialistas.

11/7/12

Ruiloba (España) acogerá entre el 1 y el 15 de agosto un Campamento Terapéutico para personas que padecen anorexia y bulimia nerviosa.

     El municipio de Ruiloba acogerá entre el 1 y el 15 de agosto un Campamento Terapéutico para personas que padecen anorexia y bulimia nerviosa.

     El campamento, dirigido a personas con estos trastornos de la conducta alimentaria, está organizado por la Asociación en Defensa de la Atención a la Anorexia Nerviosa y Bulimia, según la información a la que ha tenido acceso Europa Press.

     Se trata de la decimocuarta edición de este campamento, que cuenta con el patrocinio de la Consejería de Presidencia y Justicia y la de Sanidad y Servicios Sociales, además del de la Obra Social de Caja Cantabria.

     Aquellas personas interesadas en solicitar información o inscribirse deben dirigirse a la sede de Adaner en el Centro Cívico María Cristina, ubicado en la calle General Dávila de Santander, en la página web de la asociación,www.adaner.org, o a través del correo electrónico adanercantabria@hotmail.com

     Adaner es una asociación constituida en julio de 1991 por un grupo de familiares de enfermos con estos trastornos de la conducta alimentaria, de exenfermos y de profesionales. En abril de 1998 fue declarada de Utilidad Pública.

     Se trata de una asociación no gubernamental (ONG), sin ánimo de lucro, que tiene como fines y objetivos primordiales contribuir a la mejora de la calidad de vida de los afectados por estos trastornos, procurar la mejora de la atención de estos enfermos en España, tanto en los aspectos médicos y psicológicos como sociales, y difundir todos los aspectos relacionados con estos trastornos, con el objeto de sensibilizar a profesionales de la salud, educación y servicios sociales, y a toda la población en general.

     Además, busca fomentar la investigación y el estudio sobre los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), tanto en los aspectos médicos como en todos aquellos que rodean la vida del/la enfermo/a y sus familias.

ORTOREXIA: Obsesión por comer sano

     La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la ortorexia afecta, hoy en día, al 28 por ciento de la población de los países occidentales, principalmente a adolescentes y a mujeres. Y según ha explicado el nutricionista y naturópata del Instituto Médico de la Obesidad (IMEO), Rubén Bravo, en declaraciones a Europa Press, su prevalencia "podría ir en aumento" en los próximos años, ya que la sociedad actual "tiende a los extremos" y las personas o se cuidan en exceso o no se cuidan nada "y tienden a la autodestrucción con la comida como ocurre con la obesidad".



     La ortorexia puede comenzar por limitar mucho la alimentación, evitando la ingesta de carne roja, huevos, azúcares, lácteos y grasas, y agravarse hasta conducir al "aislamiento social", ya que el individuo se agobia si por ejemplo tiene que asistir a una comida entre amigos o una comida empresarial. "Estas personas se creen superiores a aquellas que no siguen esta forma de vida", aclara Bravo, y suelen presentar "una falsa autoestima" basada en esta idea de superioridad y en el pleno convencimiento de que su vida es "mejor" que la del resto.

     Quienes sufren ortorexia son personas que están "más preocupadas por la calidad de los alimentos que por el placer de comer". Por ello, dedican gran parte de su tiempo (3 o más horas al día) a organizar la dieta y la planifican con mucha antelación, se desplazan grandes distancias para conseguir alimentos especiales o puramente ecológicos, los pesan, analizan sus componentes y abandonan sus actividades diarias para poder llevar a cabo su patológico modo de vida. En el ámbito psicológico, Bravo explica que suelen presentar "niveles altos de dopamina y niveles bajos de serotonina, lo que hace que tengan un exceso de euforia combinado con niveles de ansiedad altos". Y a nivel fisiológico puede suceder tanto que presenten un exceso como que sufran un déficit de vitaminas. 

CAUSAS:

     Suele manifestarse en personas con comportamientos obsesivo-compulsivo y predispuestas genéticamente a ello. Se ha observado también, que muchos pacientes que han sufrido anorexia nerviosa, al recuperarse optan por introducir en su dieta sólo alimentos de origen natural, probiótico, cultivados ecológicamente, sin grasa o sin sustancias artificiales que puedan causarles algún daño. “Paradójicamente, este comportamiento en vez de evitar la enfermedad, llega a provocarla".

SÍNTOMAS:


Quien sufre un trastorno por Ortorexia:

  • Pasa mas de 3 horas al día pensando en su dieta sana.
  • Se preocupa mas de la calidad de la comida que del placer que supone el comer los alimentos.
  • Conforme aumenta la pseudocalidad de su alimentacion disminuye su calidad de vida.
  • Se siente culpable cuando se salta sus convicciones dietéticas.
  • Planifica hoy lo que va a comer mañana.
  • Se va aislando socialmente por su manera de comer.

     Estos son algunos de los criterios para diagnosticar al paciente que sufre de ortorexia. Los síntomas de la enfermedad van desde depresión, ansiedad, hipocondrías, hipervitaminosis (exceso de vitaminas) o en su defecto hipovitaminosis (falta de vitaminas) y en fases avanzadas tratornos obsesivos compulsivos respecto a la alimentacion.

     Estos Trastornos de la Alimentación vienen acompañados de sentimientos de culpa, tristeza, inadecuación, rechazo social, dificultades laborales, dificultades en las relaciones tanto con amigos y familia, como con posibles parejas, incluso autolesiones o ideas suicidas, etc.

TRATAMIENTO:


     El tratamiento de las personas que sufren ortorexia debe combinar la terapia psiquiátrica con la farmacológica.


La PICA también es un trastorno alimenticio

     La pica es una enfermedad que consiste, en un trastorno de la ingestión y de la conducta alimentaria. Conocido como una variante de un tipo de trastorno alimentario en el que existe un deseo irresistible de comer o lamer sustancias no nutritivas y poco usuales como tierra, tiza, yeso, virutas de la pintura, bicarbonato de sosa, almidón, pegamento, moho, cenizas de cigarrillo, insectos, papel o cualquier otra cosa que no tiene, en apariencia, ningún valor alimenticio. 


     Los niños y niñas que presentan este tipo de trastorno están comprendidos entre 1 y 6 años de edad con unos porcentajes del 10% al 32%.

     Esta enfermedad también es muy común en mujeres embarazadas y se caracteriza por la aparición de antojos que consisten en la ingestión compulsiva de cosas no comestibles como el polvo, la tiza el yeso… que ingieren para suplir las carencias de calcio durante su embarazo.

     Los síntomas aparecen normalmente en el primer y segundo trimestre del embarazo y suelen durar normalmente hasta un mes. Estos trastornos acaban por desaparecer después de haber dado a luz, pero ha habido casos en los que los trastornos ocasionados por la pica han continuado hasta después del comienzo del parto y el alumbramiento. A pesar de ser algo normal ya que se presenta en muchas mujeres embarazadas los trastornos de la pica pueden causar serios problemas en la mujer embarazada y su bebé.

     La pica puede causar efectos en el bebe ya que el hecho de ingerir sustancias no comestibles durante el embarazo puede evitar que el organismo absorba los minerales y nutrientes necesarios que este necesita para su correcto desarrollo. Tras la carencia de estos minerales y nutrientes el bebe no obtiene una alimentación adecuada y provocaría complicaciones en el parto, como por ejemplo, que el niño nazca con un peso inferior al normal, o incluso que el niño naciese muerto.

     Según los diferentes estudios realizados, se coincide en que la pica, es más frecuente entre los más jóvenes y de mayor grado de discapacidad intelectual (62-84% en profundos, según la serie). El trastorno disminuye con relación a la edad, aunque vuelve a aparecer a los 70 años. Se identifican 29 tipos de sustancias no comestibles, las más frecuentes, cuerdas, hilos, trozos de ropa, trapos…también tierra, metales, madera, pintura, hierba papel, heces… lo normal en estos casos es ingerir una única sustancia, aunque se dan casos de ingestión de varias claramente identificadas. El consumo indiscriminado de cualquier sustancia es muy poco frecuente.

     Dependiendo del tipo de alimento o sustancia ingerida, este recibe un nombre especifico, los más comunes son, geofagia: el que come tierra, pagofagia: el que come hielo y amilofagia: el que come harina. Según la condición psicológica-psiquiátrica de la persona varia la severidad del cuadro y es más extraño el objeto del apetito; así, en gestantes con anemia ferropénica suele ser frecuente la geofagia o la pagofagia, mientras que en pacientes psiquiátricos o con IQ bajos no son infrecuentes la ingesta de heces denominada coprofagia, o plásticos y hojas denominada foliofagia. A veces se dan casos muy extraños como comer betún para zapatos como comida diaria.

     Existen pocos estudios sobre las complicaciones de la pica. Las complicaciones quirúrgicas más importantes son las abdominales. 75% de los pacientes de pica, necesitan cirugía, el 30% sufre complicaciones y hasta el 11% fallece a consecuencia de la pica u otras complicaciones postoperatorias. Lo más frecuente es la obstrucción intestinal, por sustancias indigeribles que quedan aisladas en cavidades digestivas.



La Psicóloga Lorena Colombres habla sobre el trastorno de La Pica

Distintos Tratamientos

    Son múltiples las técnicas para tratar la anorexia nerviosa y la bulimia: cada caso en particular requiere de una adaptación de dichas técnicas, considerando la complejidad de las situaciones y de los vínculos interpersonales.

Por otro lado, debe clasificarse correctamente al paciente en cuanto al grado de afectación que presente: en una anorexia nerviosa severa y descompensada (Ej: paciente deshidratado, en shock, con arritmias cardíacas) priman las medidas terapéuticas tendientes a conservar la vida; recuperado el paciente de esta situación extrema, se implementarán las restantes medidas de apoyo. 

Debido a que los trastornos alimentarios son de origen multifactorial, lo más recomendable es la aplicación de distintas disciplinas para abarcar todos los aspectos de esta problemática. La mayoría de los profesionales idóneos se desempeña en equipos interdisciplinarios, con un común denominador: la recuperación del paciente mediante la reeducación nutricional y el abordaje de aquellos conflictos psicológicos que desencadenaron las alteraciones en la conducta alimentaria.

Ciertas personas prefieren un tratamiento individual, mientras que otras hallan mayor contención en un contexto grupal donde pueden compartir lo que les sucede, no sólo con un profesional, sino también con gente que se encuentra en similares condiciones.



GRUPOS DE AUTOAYUDA

     Ofrecen un tratamiento intensivo ambulatorio y grupal. De gran efectividad, solamente un 5% de los pacientes bajo este esquema terapéutico deben ser internados.

El psiquiatra integrante del equipo transdisciplinario puede llegar a indicar medicación pertinente, pero sólo lo hace cuando existe depresión paralela al trastorno alimentario.



PSICOEDUCACIÓN

     Consiste en otorgar al paciente y a los familiares información detallada acerca del trastorno, abarcando todos los ángulos, desde lo meramente orgánico a lo psíquico. Hay instituciones que cuentan con un consejero espiritual en el equipo.



TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

     Siempre a cargo de un médico psiquiatra competente, generalmente miembro del equipo. Previa evaluación exhaustiva del estado orgánico general del paciente, se implementarán sólo en casos de depresión progresiva y para reducir la frecuencia e intensidad de las compulsiones bulímicas, cuando el apoyo psicoterapéutico ya no surte efecto.



TRATAMIENTO DIETÉTICO NUTRICIONAL

     El objetivo del tratamiento dietético de los pacientes ambulatorios es establecer hábitos alimentarios normales. La meta es alcanzar un peso con el cual se normalicen las funciones fisiológicas, incluyendo la menstruación. La motivación del paciente es fundamental y se logra con el apoyo psicológico y las charlas educativas a cargo del plantel médico y del nutricionista.


TERAPIA PSICOLÓGICA INDIVIDUAL


     Si bien la terapia psicoanalítica pura no alcanza debido a que hay que modificar cuanto antes las conductas patológicas que significan riesgo de muerte, se le reconoce al método psicoanalítico la identificación y ubicación del propio deseo del paciente. 

     Es así como la gran mayoría de los psicoterapeutas hacen una adaptación del psicoanálisis clásico y muchos recurren a esquemas conductistas, ya que el tiempo apremia. Para el psicoanálisis, los trastornos en la alimentación implican una alteración en las "pulsiones de autoconservación". Se considera, entonces, que hay un predominio de las "pulsiones de muerte".


INTERNACION


     El tratamiento a implementarse dependerá del cuadro de descompensación que presente el paciente. Por ejemplo, en un caso de deshidratación en el que sea imposible la rehidratación oral, se administrarán soluciones hidroelectrolíticas parenterales (sueros) de acuerdo al resultado de los análisis de laboratorio. 

     Hay diferentes clases de sueros, los que sirven para aportar agua, dextrosa, sodio, potasio, cloro, bicarbonato, fósforo, calcio y magnesio. Se administran por vía endovenosa, con sumo cuidado, especialmente en aquellos pacientes con trastornos cardiovasculares.

20/6/12

El Síndrome del Atracón no es lo mismo que Bulimia

“A veces todo empieza al pensar en alguna comida que me prohíbo comer cuando estoy haciendo dieta. Otras veces como compulsivamente cuando me siento sola, deprimida o ansiosa. Me llego a sentir muy tensa y vacía. Intento superar el impulso a comer pero éste se vuelve cada vez más fuerte. La única forma que conozco para liberarme de estos sentimientos es comiendo compulsivamente. Ello me permite enmascarar los sentimientos de amargura y borrar cualquier problema que me esté agobiando. Lo malo es que esa sensación pronto es reemplazada por la de sentirme agotada, culpable y enojada conmigo misma". María (paciente)


¿Qué es?
Si en algún episodio de la vida ha sentido culpa después de comerse una barra grande de chocolate, ya conoce los placeres y el martirio de comer compulsivamente. Casi todas las personas han tenido momentos de debilidad e invariablemente han sufrido las consecuencias: la báscula sube, los jeans aprietan demasiado, y los siguientes días son solo ensaladas en todas sus variantes… sin aderezo, por supuesto.
La palabra "atracón" para muchos puede sonar bastante extraña y novedosa, pero realmente describe un síndrome que cada vez es más común; actualmente es el desorden de alimentación de mayor incidencia. Los manuales de diagnóstico informan que entre un 15 a 50% de las personas en tratamiento para adelgazar padecen del Síndrome del Atracón; otros autores informan tasas aproximadas del 30%.
Atracón (“binge”, en inglés), se ha definido como abuso de la comida o "indulgencia". Recientemente se ha calificado como una "indulgencia excesiva y fuera de control". Algunas personas sienten que este problema llega a dominar sus vidas.


¿Quién lo sufre?
Primero, hay que identificar si realmente existe un problema. Se han podido establecer algunas características comunes de comportamiento, definidas por la Asociación Americana de Psiquiatría:
  • Consumir en un periodo de tiempo corto (2 horas aproximadamente), una gran cantidad de comida, la cual es definitivamente mayor a la que se consume usualmente en un periodo similar bajo circunstancias similares.
  • Un sentimiento de falta de control y vergüenza sobre el episodio de abuso de comida (la persona siente que no puede dejar de comer o controlar qué y cuánto come).

La principal característica es el sentimiento de pérdida de control. Esto es lo que distingue la presencia del "Síndrome de Atracón", al abuso de la comida o la simple indulgencia.
Los atracones también ocurren en las personas bulímicas. Sin embargo, existe una diferencia importante entre las manifestaciones de la bulimia y las del síndrome de atracón: las personas bulímicas acompañan los episodios de abusos de alimentos con algún método de purga, ya sea por medio de diuréticos, laxantes, ayuno, vómito o ejercicio vigoroso. Una persona con Síndrome de Atracón no utiliza métodos de purga.


¿Cada cuánto y qué tipo de alimentos?
Para cumplir con los criterios diagnósticos de la Asociación Americana de Psiquiatría, se requiere que la persona experimente estos episodios al menos dos veces por semana. Sin embargo, muchos profesionales consideran que personas que solamente tienen episodios una vez a la semana presentan las mismas alteraciones a nivel emocional, como para caracterizarlos con el síndrome.


¿Quiénes son susceptibles?
La causa precisa de porque el desorden se origina aun es desconocida. Sin embargo, al igual que en otros desordenes de alimentación, existen ciertos factores psicológicos que pueden predisponer a la persona a sufrir estos episodios. Entre los más importantes se pueden destacar:
  • Relaciones disfuncionales, especialmente con miembros de la familia
  • Baja autoestima
  • Depresión (más del 50% de las personas con Síndrome de Atracón han reportan deprimirse alguna vez en su vida)
  • Problemas en manejar emociones: estudios indican que las personas con este síndrome tienen más problemas en manejar sus emociones. Algunos reportan que los episodios inician cuando experimentan estrés, enojo, tristeza, aburrimiento, soledad, preocupación, etc.
  • Personalidad impulsiva
  • Sentimientos de falta de control sobre sus acciones
  • Sentimientos de aislamiento

El hacer dietas restrictivas mantiene una relación directamente proporcional con el atracón. A mayor restricción alimentaria, mayor probabilidad de descontrol y desorden con la comida. Como consecuencia aparece el aumento de peso dando lugar a importantes cuadros de sobrepeso y obesidad. Comer demasiado poco genera una presión psicológica y fisiológica que conduce a la sobreingesta. Sin embargo, la relación entre los atracones y la historia de dietas aun no se ha comprobado.


Consecuencias físicas
Debido a que las personas con Síndrome de Atracón están a mayor riesgo de obesidad, los principales que problemas de salud son los asociados a este problema: hipertensión, diabetes, enfermedad cardiovascular y problemas musculares por sobrepeso.
La salud en general se ve comprometida por una mala alimentación. A pesar de que consumen muchas calorías, usualmente los alimentos son altos en grasa y azúcar, bajos en vitaminas y minerales esenciales. Es muy común que ocurran deficiencias multivitamínicas, aumentado el deterioro a la salud y del funcionamiento del organismo.


Superando el Síndrome de Atracón
Si usted se identifica con estos síntomas o considera que un ser querido puede estar sufriendo este desorden de alimentación lo primero que debe hacer es buscar ayuda profesional.
El tratamiento se debe centrar en lidiar con los problemas emocionales y en reestablecer una relación saludable con los alimentos, y un estilo de vida sano en general, que incluya tanto una dieta balanceada como ejercicio regular. Algunos pasos que le pueden ayudar son los siguientes:


1. Reconozca de la necesidad de cambio: automonitoreo
El llevar un registro de su comportamiento le provee información sobre aspectos de los cuales no tenía conciencia. El monitorear también le puede proveer las siguientes respuestas:
  • ¿Exactamente qué come durante los atracones?
  • ¿Cómo se compara esto en relación a otros momentos?
  • ¿Cuándo ocurren los atracones?
  • ¿Hay un patrón típico que le hace seguir este comportamiento?
  • ¿Cuáles son los detonantes de los episodios?
  • ¿Ocurren asociados a una situación o sentimiento?

2. Establezca comidas ordenadas
Haga un horario de comidas y cúmplalo. Incluya 3 tiempos de comida livianos y al menos 2 meriendas durante el día. Este quizás es el elemento más importante, ya que hace que sustituya los atracones por comidas formales y planeadas a sus necesidades fisiológicas y no cambios emocionales.


3. Busque alternativas a los atracones
Mantenga una lista de actividades y alternativas a realizar para cuando se experimenta la "urgencia" del atracón, y téngala a mano. Lo más importante es que sean tan placenteras que compitan con un atracón de comidas. Estas son algunas ideas:
  • Hacer ejercicio: ir al gimnasio, salir a caminar, andar en bicicleta, ir a bailar.
  • Salir a jugar con sus hijos
  • Ir a caminar por el centro comercial (sin comprar comida!!)
  • Tomar una ducha o un baño caliente
  • Visitar o llamar amigos
  • Escuchar música
  • Leer un libro sobre temas que le apasionen 


4. Desarrollar habilidad para manejar situaciones difíciles
Como sabemos los atracones ocurren en respuesta a circunstancias o eventos desagradables que llevan a todas las emociones por las cuales se busca la comida para sentirse bien. Siga estos pasos:
  • Describa el problema detalladamente. Esto le dará una idea sobre los detonantes y soluciones.
  • Escriba todas las soluciones posibles.
  • Piense en las implicaciones de cada solución y después seleccione la que considere le será más fácil de aplicar. La repuesta puede ser también una mezcla de varias alternativas.
  • Tome acción!

5. Rompa con las dietas extremas
Muchas veces el control estricto en la dieta puede ser un detonante de atracón.
Evite comer por largos periodos de tiempo . Solución = cumplir con el horario de comidas establecido. No hay que ser 100% rígido con el horario, pero se debe tratar de cumplir en lo posible para no pasar más de tres horas sin comer
Evite restringir lo que come . Solución = Evalúe si realmente es necesario que hacer dieta. Para la mayoría de las personas que sufren atracones este es un detonante, por lo que no es nada recomendable embarcarse en una dieta estricta. Aunque no lo crea, esto le llevara a comer menos, ya que estará menos susceptible a los atracones.
No elimine grupos de alimentos . Solución = Identifique los alimentos que evita (puede ser que lleve tanto tiempo evitándolos que no los considera como parte de sus restricciones), y reintrodúzcalos en pequeñas cantidades. Adiciónelos a sus comidas diarias y a sus meriendas como parte de una alimentación balanceada. Hágalo con moderación!

2/4/12

Glosario de términos relacionados a los trastornos alimenticios

  • Alimentación: consiste en la obtención, preparación e ingestión de alimentos.
  • Alopecia: es la pérdida parcial o total de pelo en varias partes del cuerpo humano. El grado y patrón de alopecia puede variar ampliamente.
  • Amenorrea primaria: ausencia de la menstruación antes de los 16 años de edad.
  • Amenorrea secundaria: cuando la menstruación comenzó a la edad apropiada, pero posteriormente cesó durante más de 3 ciclos o 6 meses.
  • Ana: nombre que dan a la anorexia, que se utilizaba en un primer momento ya que ayudaba a que no fueran fáciles de detectar en la red.
  • Anabólico: sustancias que tienen como función principal la síntesis de las proteínas corporales.
  • Anemia: se define como una concentración baja de hemoglobina en la sangre. Se detecta mediante un análisis de laboratorio en el que se descubre un nivel de hemoglobina en sangre menor de lo normal. Puede acompañarse de otros parámetros alterados, como disminución del número de glóbulos rojos, o disminución del hematocrito, pero no es correcto definirla como disminución de la cantidad de glóbulos rojos, pues estas células sanguíneas pueden variar considerablemente en tamaño, en ocasiones el número de glóbulos rojos es normal y sin embargo existe anemia. La anemia no es una enfermedad, sino un síntoma que puede estar originado por múltiples causas, una de las más frecuentes es la deficiencia de hierro, bien por ingesta insuficiente de este mineral en la alimentación, o por pérdidas excesivas debido a hemorragias. 
  • Anorexia compulsiva-purgativa: durante el episodio el individuo recurre regularmente a atracones y/o purgas (provocación de vómitos, uso de diuréticos y laxantes o enemas).
  • Anorexia restrictiva: durante el episodio, se niegan a comer y no recurren a atracones o purgas.
  • Anorexia: trastorno psicológico de la alimentación, por el cual el afectado principalmente mujeres jóvenes  rechaza el alimento y se percibe gordo.
  • Arritmia cardíaca: es una alteración de la frecuencia cardíaca, tanto porque se acelere, disminuya o se torne irregular, que ocurre cuando se presentan anomalías en el sistema de conducción eléctrica del corazón.
  • Autoestima: es la percepción emocional profunda que las personas tienen de sí mismas. Puede expresarse como el amor hacia uno mismo.
  • Autoflagelación: o automutilación, consiste en hacerse un daño físico cómo método de alivio al sufrimiento psicológico. A veces el dolor psicológico se hace tan difícil de manejar, que se opta por dañar al cuerpo en un intento de controlar la situación. Las sensaciones que se tienen al momento de autolesionarse depende de cada persona y de la situación que se esté viviendo.
  • Bulimia no purgativa: cuando se llevan a cabo conductas compensatorias como el ejercicio físico intenso, no hacer nada o hacer mucho ayuno, pero no utilizan métodos purgatorios.
  • Bulimia purgativa: cuando se utiliza como conducta compensatoria el vómito, los laxantes, los diuréticos, enemas o jarabes para eliminar lo más pronto posible el alimento del organismo.
  • Bulimia: es un comportamiento en el cual el individuo se aleja de las pautas de alimentación saludable consumiendo comida en exceso en periodos de tiempo muy cortos (lo que le genera una sensación temporal de bienestar), para después buscar o eliminar el exceso de alimento a través de ayunos, vómitos, purgas o laxantes.
  • Calorías: son el equivalente de energía obtenida de los alimentos, que se utiliza para poder llevar a cabo las funciones relacionadas con el metabolismo, la actividad física y la reparación del cuerpo y sus tejidos en general.
  • Carbohidratos: también llamados glúcidos, se pueden encontrar casi de manera exclusiva en alimentos de origen vegetal. Constituyen uno de los tres principales grupos químicos que forman la materia orgánica junto con las grasas y las proteínas. En una alimentación equilibrada aproximadamente unos 300gr./día de hidratos de carbono deben provenir de frutas y verduras. Los carbohidratos son los compuestos orgánicos más abundantes de la biosfera y a su vez los más diversos. Normalmente se los encuentra en las partes estructurales de los vegetales y también en los tejidos animales, como glucosa o glucógeno. Estos sirven como fuente de energía para todas las actividades celulares vitales.
  • Cólicos: trastorno orgánico que provoca contracciones espasmódicas en el intestino colon y dolores violentos acompañados de diarrea.
  • Colon catártico: es una consecuencia del uso prolongado de laxantes irritantes, por lo general durante 15 o más años.
  • Depresión: es un trastorno del estado de ánimo y su síntoma habitual es un estado de abatimiento e infelicidad que puede ser transitorio o permanente.
  • Desnutrición: es una enfermedad causada por una dieta inapropiada, hipocalórica (baja en calorías) e hipoprotéica (baja en proteínas). También puede ser causada por mala absorción de nutrientes como en la anorexia. Tiene influencia en los factores sociales, psiquiátricos o simplemente patológicos.
  • Diabulimia: es una palabra que engloba los términos diabetes y bulimia y la padecen aquellas personas que sufren diabetes tipo 1. Su obsesión por adelgazar les lleva a evitar las inyecciones de insulina que necesitan administrarse para el buen funcionamiento de su organismo con el propósito de reducir su peso corporal. Con esta actitud ponen en riesgo su organismo, ya que sin la administración de la dosis de insulina se corre incluso el riesgo de muerte.
  • Ebriorexia: es un desorden caracterizado por una conjugación de diferentes conductas, no comer sometiéndose a una abstinencia alimenticia voluntaria, realizar un atracón y posteriormente provocar el vómito y como tónica dominante en ambas conductas, abusar de las bebidas alcohólicas, es una combinación de anorexia, bulimia y alcohol. Hay que decir que por el momento la ebriorexia (drunkorexia) no es un término oficial para nombrar al nuevo desorden alimentario, pero es el que se está adoptando por el momento para denominar el nuevo problema. Los denominados “ebrioréxicos” no quieren comer para poder compensar las calorías que el alcohol aporta, se podría decir que el término describe a las personas alcohólicas anoréxicas o bulímicas.
  • Esofagitis: es un término general para cualquier inflamación, irritación o hinchazón del esófago, el tubo que va desde la parte posterior de la boca hasta el estómago.
  • Esteroides: se trata de sustancias sintéticas relacionadas con las hormonas sexuales masculinas (como la testosterona), que promueven el crecimiento del músculo esquelético por sus efectos anabólicos, y que han sido explotados principalmente por los fisicoculturistas, los levantadores de pesas y los practicantes de otros deportes que requieren masa muscular.
  • Estreñimiento: significa que una persona tiene tres o menos evacuaciones en una semana. Las heces pueden ser duras y secas. Algunas veces la evacuación es dolorosa.
  • Hemoglobina: es una proteína de la sangre, de color rojo característico, que transporta el oxígeno desde los órganos respiratorios hasta los tejidos, en vertebrados y algunos invertebrados.
  • Letargo: es un estado de somnolencia prolongada causada por ciertas enfermedades. Es además síntoma de varias enfermedades nerviosas, infecciosas o tóxicas, caracterizado por un estado de somnolencia profunda y prolongada.
  • Lípidos: son formaciones moleculares también conocidas como grasas que sirven como reserva de energía y son la base de las estructuras bióticas.
  • Manorexia: término utilizado para identificar a los hombres con anorexia. Siempre se ha pensado que es una patología casi exclusiva de la población femenina, pero los hombres también la padecen; sin embargo en los últimos cinco años se ha incrementado la cantidad de enfermos varones.
  • Metabolismo: se refiere a todos los procesos físicos y químicos del cuerpo que convierten o usan energía.
  • Mia: nombre que dan a la bulimia, que se utilizaba en un primer momento ya que ayudaba a que no fueran fáciles de detectar en la red.
  • Nutrición: conjunto de procesos mediante el cual los seres vivos incorporan, modifican e eliminan sustancias procedentes del exterior.
  • Nutricionista: o dietista es el profesional de la salud experto en el área de alimentos y nutrición. Este profesional esta cualificado para interpretar y aplicar conocimientos científicos para prevenir el desarrollo de enfermedades ayudando a mejorar la salud y la calidad de vida.
  • Obesidad: se define como la presencia de una cantidad excesiva de grasa corporal, lo que significa riesgo para la salud.
  • Ortorexia: obsesión o preocupación extrema por la salud centrada en comer lo más saludable posible. Puede convertirse en un serio trastorno de la conducta alimentaria.
  • Osteoporosis: es un trastorno caracterizado por la pérdida de masa ósea que ocurre cuando no se crean nuevos huesos con la misma rapidez con que se desintegran los huesos viejos. Conduce a la pérdida de tejido óseo, a que los huesos sean quebradizos y a un mayor riesgo de fracturas.
  • Permarexia: término que se utiliza para describir el caso de mujeres y hombres que, obsesionados por el sobrepeso, se someten a dieta permanente y podrían padecer anorexia o bulimia en un futuro cercano.
  • Pica: es una variante de un tipo de trastorno alimentario en el que existe un deseo irresistible de comer o lamer sustancias no nutritivas y poco usuales como tierra, tiza, yeso, virutas de la pintura, bicarbonato de sodio, almidón, pegamento, moho, cenizas de cigarrillo, insectos, papel o cualquier otra cosa que no tiene, en apariencia, ningún valor alimenticio.
  • Potomanía: es el deseo de beber grandes cantidades de líquidos, por ejemplo, el agua, como resultado de una enfermedad mental. Sus consecuencias pueden ser dramáticas y fatales debido a que si el consumo diario de líquidos supera los cuatro litros el cuerpo humano, usando sus riñones, no podrá procesarlos, dando origen concreto al fallecimiento por intoxicación con agua o hiperhidratación, que se ve agravada si ese consumo se realiza en un corto intervalo de tiempo.
  • Proteínas: sirven para reparar y crear células nuevas en el organismo. Una de sus misiones es la de proteger la piel.
  • Psicólogo: es aquel profesional especializado en un área determinada de la psicología, que es la ciencia que estudia los procesos mentales en sus tres dimensiones: cognitiva (pensamiento), afectiva (emociones) y comportamental (conducta).
  • Psicoterapia: es un proceso de comunicación entre un psicoterapeuta (es decir, una persona entrenada para evaluar y generar cambios) y una persona que acude a consultarlo (paciente o cliente) que se da con el propósito de una mejora en la calidad de vida en este último, a través de un cambio en su conducta, actitudes, pensamientos o afectos.
  • Sadorexia: como su nombre indica, mezcla la anorexia con el sadomasoquismo, es decir, no comer con el maltrato físico. Esta enfermedad conjuga a la perfección comportamientos propios de la anorexia y la bulimia, como no comer, provocarse el vómito… Junto a esto lo que los enfermos suelen hacer es provocarse dolor mediante autolesiones que llevan a cabo en su propio cuerpo para evitar así las ganas de comer. El castigo físico es una manera de acabar con la ansiedad que causan las ganas de comer. De esta manera lo que se consigue es acabar con el hambre que causa la falta de alimento, y así adelgazar mucho más deprisa.
  • Síndrome por atracón: consiste en un impulso irrefrenable de comer, ingiriendo una gran cantidad de comida en poco tiempo, generalmente menos de dos horas. Tras ello, la persona afectada siente culpa y desánimo aunque, a diferencia de la bulímica, no realiza estrategias compensatorias inadecuadas, como la incitación al vómito, los laxantes, o el ejercicio exagerado.
  • Trastorno alimenticio: es una de las varias enfermedades crónicas y progresivas que, a pesar de que se manifiestan a través de la conducta alimentaria, en realidad consisten en una gama muy compleja de síntomas entre los que prevalece una alteración o distorsión de la auto-imagen corporal, un gran temor a subir de peso y la adquisición de una serie de valores a través de una imagen corporal.
  • Trastorno dismórfico corporal: (TDC) es un trastorno que consiste en una preocupación excesiva y fuera de lo normal por algún defecto percibido en las características físicas (imagen corporal), ya sea real o imaginado. Si dicho defecto existe, la preocupación y ansiedad experimentada por estas personas es excesiva, ya que lo perciben de un modo exagerado. El afectado puede quejarse de uno o varios defectos; de algunas características vagas, o de su aspecto en general (global), causando malestar psicológico significativo que deteriora su desempeño social o laboral, hasta el punto de manifestar síntomas ansioso-depresivos severos, el desarrollo de otros trastornos de ansiedad, aislamiento y exclusión social.
  • Trastorno obsesivo compulsivo: (TOC) es un trastorno de ansiedad  caracterizado por pensamientos intrusivos, recurrentes y persistentes, que producen inquietud, aprensión, temor o preocupación, y conductas repetitivas, denominadas compulsiones dirigidas a reducir la ansiedad asociada.
  • Vigorexia: es un trastorno alimentario caracterizado por la presencia de una preocupación obsesiva por el físico y una distorsión del esquema corporal. A veces referido como anorexia nerviosa inversa o complejo de Adonis, la dismorfia muscular es un tipo muy específico de trastorno dismórfico corporal. Esta enfermedad es más común en los hombres.

¿Qué es la Vigorexia?

La vigorexia, es un trastorno alimentario caracterizado por la presencia de una preocupación obsesiva por el físico y una distorsión del esquema corporal (dismorfofobia). A veces referido como anorexia nerviosa inversa o complejo de Adonis, la dismorfia muscular es un tipo muy específico de trastorno dismórfico corporal. Esta enfermedad es más común en los hombres.
La vigorexia no está reconocida como enfermedad por la comunidad médica internacional, pero se trata de un trastorno o desorden emocional donde las características físicas se perciben de manera distorsionada, al igual que lo que sucede cuando se padece anorexia; pero a la inversa.
Una persona que siempre se encuentra con carencia de tonicidad y musculatura, puede sentir una necesidad obsesiva de realizar ejercicio físico para mejorar su aspecto corporal, haciéndolo de forma compulsiva, y con ello padecer vigorexia. Con esta, los cuerpos suelen desproporcionarse, adquiriendo una musculatura no acorde con la talla de la persona.
Manifestaciones
Existen dos:
  •    La extrema actividad donde la cantidad de proteínas y carbohidratos consumidos es excesiva, mientras que la cantidad de lípidos se reduce. Esto puede ocasionar alteraciones metabólicas importantes, sobre todo cuando el vigoréxico consume esteroides que ocasionan cambios de humor repentinos.
  •     La vigorexia ha aumentado en su frecuencia de aparición (ahora la proporción es cuatro de cada diez mil personas), pues la idea inicial de subir de peso puede transformarse en una idea mortal. La baja autoestima, convulsiones, mareos, dolores de cabeza y taquicardias son síntomas de este desorden. Es más mortal que la anorexia  y bulimia, ya que el cuerpo humano sólo puede soportar un período máximo de 6 meses con éstos trastornos.


Perfil de quién presenta este trastorno
  •     Obsesión por un cuerpo musculoso al extremo, ya que aunque ya lo haya conseguido, su visión está tan distorsionada, que al mirarse al espejo aún continuará viéndose débil.
  •         Distorsión de la imagen corporal.
  •         Autoestima baja.
  •         Autorregulamiento con dietas impuestas.
  •      Entrenamiento con dedicación compulsiva y casi exclusiva. Se deja en segundo plano otras actividades sociales o culturales.
  •         Adicción a la báscula.
  •         Tendencia a la automedicación.
  •         Dieta muy alta en proteínas, complementada con productos anabólicos y esteroides en la mayoría de las ocasiones.

Afecta tanto a mujeres como hombres, pero se trata de un trastorno mucho más masculino. El individuo puede llegar a encontrarse aislado social y laboralmente debido a los trastornos emocionales que sufre.

Diferencias con la anorexia nerviosa
       Aunque esta es una enfermedad muy similar a la anorexia nerviosa, también se dan un número de diferencias muy importantes:
  •        La auto-imagen en la anorexia es de obesidad; en la vigorexia es de debilidad y falta de tonicidad muscular.
  •      En las mujeres es más frecuente la anorexia y por el contrario la vigorexia es mas padecida por personas de sexo masculino.
  •       En la medicación, cuando existe anorexia se usan laxantes y diuréticos; en la vigorexia, anabólicos.

Naturalmente, los factores socioculturales (el culto al cuerpo), poseen un papel importante en estos trastornos, pero también hay ciertas alteraciones en los neurotransmisores cerebrales relacionados con este tipo de patologías. El tratamiento debe ser psicológico, ya que se debe intentar cambiar la conducta de la persona, su autoestima y su pánico a un fracaso.
La mejor medida para evitar estos trastornos, tanto vigorexia como anorexia y bulimia, es la prevención, ya que esto lo causa una obsesión por poseer el mejor físico, la mejor imagen ante la sociedad.
No debe olvidarse que la práctica de actividad física genera una serie de alteraciones corporales, como la segregación de hormonas, tal es el caso de las endorfinas; que producen una adherencia o "enganche" a la práctica de actividad física cuando el estímulo producido por la actividad física es producido de manera repetida y continuada. Sin embrago, esa especie de adicción que se crea con la práctica sistemática de actividad física, como con el deporte; no es contraproducente mientras se mantenga en niveles normales y no se convierta en obsesión. No obstante, debe tenerse en cuenta la naturaleza distinta de este fenómeno comparado con el de la vigorexia: mientras que la adherencia a la práctica de ejercicio físico se debe sobre todo a procesos fisiológicos, la vigorexia se debe a un problema de carácter mucho más psicológico. Siempre que se practique deporte o cualquier tipo de actividad física de manera controlada, sin excesos y atendiendo a las características personales, esta práctica resultará beneficiosa.
La enfermedad puede ser mortal. Una de sus complicaciones es la atrofia del músculo cardíaco, debido a la falta de sangre por su aumento de tamaño.
La obsesión de estas personas por su cuerpo les lleva a pasar un gran número de horas en el gimnasio, habitualmente suelen ser mas de 8 horas en el gimnasio por día, produciendo el aislamiento social, o incluso a consumir productos dopantes.
El tratamiento de este trastorno diagnosticado por Harrison G. Pope es multidisciplinar, centrándose sobre todo en terapias cognitivo - conductuales destinadas a modificar la autoestima, la imagen corporal que el vigoréxico tiene de sí mismo, y conductas tales como pesarse varias veces al día, entrenar muchas horas seguidas o ingerir gran variedad de suplementos alimenticios.
Dismorfofobia
Dismorfofobia es un transtorno de la figura de la percepción y valoración corporal que consiste en una preocupación exagerada por algún defecto inexistente en la apariencia física, o bien, en una valoración desproporcionada de posibles anomalías físicas que pudiera presentar un individuo aparentemente normal.